lunes, 12 de septiembre de 2016

Adiós Príncipe Rana

 Croac!
Hoy es un triste día en esta charca, nos ha dejado el inspirador de este blog, mi amigo Oscar, al que yo siempre llamé Príncipe Rana, y es que él decía siempre que era feo como una rana  y yo le contestaba que quizá algún día encontrararía a una princesa que descubriera a un príncipe en su interior. Aunque no ha tenido tiempo de encontrar a su princesa todavía, quien sabe si en la charca celestial la encontrará. Nada me haría más feliz.

La vida se lo ha puesto muy difícil pero él nunca se ha rendido a pesar de las adversidades de la salud, ya desde muy joven, adversidades que le dejaron sin pelo, casi sordo y con algunas  dificultades de movilidad, pero lo que no consiguieron fue quitarle la alegría y las ganas de vivir. 
 Si había alguien que se bebía la vida a tragos largos ese era Oscar, porque sabía lo precioso de cada minuto de más que le estaba robando el destino, que había intentado llevárselo en dos ocasiones . Ya fuera viajando, observando y catalogando aves en  los parques nacionales, exponiendo sus fotografías y disfrutando de la naturaleza, que era lo que más le gustaba hacer. Incluso buscar ranas, a veces para hacer fotos, que luego me mandaba, otras veces para alimentar a las aves y sus polluelos.

Lo mejor de Oscar es que era un niño, un niño grande, que reía con cualquier cosa, que le gustaban los dibujos animados, las pelis de risa y las chucherías. Uno de los mejores recuerdos que tengo es el día que redescubrió el sabor del ColaCao, que no había podido volver a tomarlo desde niño porque no toleraba la leche, cuando en realidad era tan sencillo como sustituir la leche normal por una leche vegetal. Ese día se sintió tan inmensamente feliz, con su cara llena de churretes y su sonrisa franca que se convirtió en un momento memorable.
Y hoy, esta Princesa Rana brinda con las ranas  más bonitas de esta charca con un buen vaso de Cola Cao y junto a la última rana que me regaló, para desearle un buen viaje allá donde vaya, Recordando su gran sonrisa y los churretes manchando su bigote. Hasta siempre amigo, vuela alto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario